sábado, 20 de julio de 2013

マンモス YUKA -シベリアの永久凍土から現れた少女マンモス-、Mamut Yuka


Fig. 1. Boleto 


 Hace unos días una amiga y yo fuimos con otra amiga que está de visita en Japón al museo de las sopas instantáneas. Justo al salir de los torniquetes de la estación nos encontramos con personas promocionando la exposición de Yuka, la mamut niña de Siberia. Ya había escuchado la noticia unos días antes, curiosamente no en medios japoneses, sino mexicanos. Como ya estabamos encarreradas y habíamos ido hasta Yokohama decidimos comprar los boletos y darnos una vuelta después del museo de las sopas (del que hablaré en otra ocasión). 

Fig. 2 Robot de mamut 

 Se nota que el mamut está siendo el eventazo del año para la ciudad de Yokohama. Desde que bajamos del tren hay dibujos de mamuts por todos lados. Las rebajas de verano dicen, rebajas tamaño mamut, hay menú mamut en los restaurantes y muñecos de peluche en todos lados. Hasta en el museo de las sopas había mamuts... este verano no se puede escapar de la fiebre mamut, al menos en la provincia de Kanagawa. 
 Después de respirar tanto mamut en el ambiente llegamos muy animadas al lugar de la expo. A pesar de toda la promoción que han estado haciendo no había tantísima gente. Se podían ver las piezas muy tranquilamente y tomar fotos (Aquí sí nos dejaron tomar foto a todo excepto a la mamut, claro) 

Fig. 3. Galletas de Yuka 

 La exposición es muy grande y está muy bien preparada. Empieza dándonos una introducción al mundo de los elefantes y los mamuts. Nos explican el árbol genealógico de estos animales y cómo fueron poblando la Tierra. También nos enseñan cómo creen que eran los elefantes primigenios que parecían más bien unas ratotas-hipopótamos sin grandes orejas ni larga nariz. 


Fig. 4. Huesos de mamut 

 Ya con más conocimiento del mundo mamutil nos muestran las diferencias entre los mamuts y los elefantes. Ver los huesos y los dibujos en tamaño real es impresionante. Todos estos animales son/eran enormes, especialmente el elefante africano. Yo nunca he visto un elefante de cerca pero por primera vez me di cuenta del tremendo peso que llevan encima estos animalitos. 

Fig. 5. Dentadura de mamut 

 Además de las excelentes explicaciones, muy detalladas, también hay áreas donde se pueden tocar algunas piezas. Pudimos tocar el pelo del mamut, que parece estropajo, los dientes y sus colmillos. Todo es grandísimo, impresiona sólo verlo, pero al tocarlo a mí se me puso la piel de gallina. 
Fig. 6. Pata de mamut adulto con pelo 

 Después de explicarnos los detalles fisiológicos de los mamuts viene el episodio de los mamuts y su encuentro con los humanos. Como se pueden imaginar aquí hay cosas tristes como recreaciones en video de cómo los humanos cazaban a los mamuts (ver foto 7). A nosotras se nos partió el corazón ver como los perseguían y todas las cosas que hacían los humanos de entonces (y ahora) Me hizo reflexionar mucho sobre nuestra naturaleza humana y cómo convivimos con los animales. En fin, eso es otra historia. 

Fig. 7. Recreación de la persecusión a los mamuts

 Por otra parte, los humanos también hacían cosas maravillosas como estatuas de marfil (suena como al juego) armas, agujas perfectísimas para hacer su ropa (ver foto 9) y no desperdiciaban nada, con los huesos y las pieles hacían casas resistentes y calientitas, supongo. 

Fig. 8 Estatuas de colmillos de mamut 

 Después sigue el clímax de esta expo, el descubrimiento de Yuka, una mamut niña que momificada que se encontró en las tierras congeladas de Siberia. Yo llegué a pensar que se llamaba Yuka porque la habían descubierto científicos japoneses o algo relacionado con Japón, pero no, su nombre se debe a que fue encontrada en la zona de Yukagir. Antes de ver a Yuka en vivo y a todo color, nos presentan varios videos donde se aprecia cómo los arqueólogos sacan los huesos de mamut en Siberia, cómo encontraron a Yuka y cómo se hizo el análisis de todo lo que encontraron en ella. Cabe mencionar que su cerebro estaba intacto y también se puede ver en el video. Es muy impresionante y conmovedor ver a los científicos rusos sorprendidos y descubriendo más y más sobre los mamuts. 

Fig. 9 Agujas de marfil 

 Desgraciadamente, por la delicadeza de Yuka, no se pueden sacar fotos al refrigerador donde se encuentra. Pero les aseguro que es impresionante verla con tanto detalle. Aunque su carita está un poco aplastada y no se aprecian tan bien sus orejas y la forma de sus ojos, se puede ver su piel, algo del pelo (muy ralo, pues era una niña todavía) sus patitas y sus pezuñas. Creo que cualquier descripción que pudiera hacer no le haría justicia a como es en realidad. Desgraciadamente ni siquiera venden postales con la imagen para que se den una idea. 

Fig. 10 Casa hecha con los restos de un mamut 

 Además de Yuka también presentan otro animalito momificado, un rinoceronte lanudo llamado Kolyma, a él tampoco se le pueden tomar fotos. Y, para terminar y acabar de ponernos en contexto, nos presentan parte de la vegetación y los alimentos de los mamuts así como otros animales con los que convivían como lobos, rinocerontes, hipopótamos, ciervos, bisontes, etc. Es una exposición muy completa e interesante, nos transporta por completo a hace 39,000 años. El único detalle es que no hay casi nada de explicaciones o títulos en inglés, lo que complica un poco el disfrute para quienes no hablan japonés. Pero aún así, sólo con las imágenes y las piezas es suficiente para impresionar a cualquiera. Altamente recomendable visitar esta expo y ojalá que pronto visite otras partes del mundo. 

PD. Si te llamas Yuka y puedes demostrarlo te hacen descuento de casi 60% en la entrada. 

4 comentarios:

  1. ¡Que impresionante! Me gustó tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! muchas gracias por la visita :D Estaba realmente impresionante la mamut :)

      Eliminar
  2. hola!!!
    aki de lectora! hahaha
    wow!! genial descripción...
    gracias por compartir la experiencia a detalle!
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! muchas gracias por pasarte por el blog :D :D

      Eliminar